Disfagia

disfagia

¿Cuáles son las enfermedades que producen disfagia?

Las enfermedades que producen disfagia proceden de la boca, la garganta, el esófago, el estómago, o de alguna estructura externa que comprima a algunas de estas zonas. Causada por problemas en la boca o en la garganta. Divertículo de Zenker. Cáncer de boca, cáncer de cavum o cáncer de laringe. Cirugía o radioterapia del cuello.

¿Cómo definir un tratamiento para disfagia?

Sin embargo, definir un tratamiento para disfagia no es sencillo, más que nada por la gran variedad de causas existentes que motivan la enfermedad. Cuando se diagnostica una disfagia por infección, el curso de acción es el uso controlado de antibióticos.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la disfagia?

Entre los signos y síntomas de la disfagia se pueden incluir los siguientes: La sensación de que la comida se atasca en la garganta o el pecho, o detrás del esternón

¿Qué es la disfagia esofágica?

La disfagia suele estar incluida en una de las siguientes categorías. La disfagia esofágica se refiere a la sensación de que los alimentos se pegan o se quedan atascados en la base de la garganta o en el pecho después de haber comenzado a tragar. Algunas de las causas de la disfagia esofágica incluyen las siguientes:

¿Qué es la disfagia?

La dificultad para tragar (disfagia) significa que el proceso de mover los alimentos o los líquidos de la boca al estómago requiere más tiempo y esfuerzo. La disfagia también puede estar asociada a dolor. En algunos casos, puede ser imposible tragar.

¿Cuáles son los factores de riesgo de disfagia?

Los siguientes son factores de riesgo de disfagia: Envejecimiento. Debido al envejecimiento normal, al desgaste natural del esófago y a un riesgo mayor de padecer ciertas afecciones, como un accidente cerebrovascular o la enfermedad de Parkinson, los adultos mayores tienen un riesgo mayor de sufrir dificultades para tragar.

¿Cuáles son los trastornos que provocan disfagia?

Determinados trastornos, como la esclerosis múltiple, la distrofia muscular y la enfermedad de Parkinson, pueden provocar disfagia.

¿Qué es la disfagia persistente?

La disfagia puede ser dolorosa. En algunos casos, la deglución es imposible. La dificultad ocasional para tragar, como cuando comes demasiado rápido o no masticas lo suficiente tu comida, no suele ser motivo de preocupación. Sin embargo, la disfagia persistente puede ser una enfermedad grave que requiere tratamiento.

¿Qué es la disfagia?

La dificultad para tragar (disfagia) significa que el proceso de mover los alimentos o los líquidos de la boca al estómago requiere más tiempo y esfuerzo. La disfagia también puede estar asociada a dolor. En algunos casos, puede ser imposible tragar.

¿Cuáles son los trastornos que provocan disfagia?

Determinados trastornos, como la esclerosis múltiple, la distrofia muscular y la enfermedad de Parkinson, pueden provocar disfagia.

¿Qué es la disfagia psicógena?

También hay disfagia psicógena, que se refiere a la falta de sensación de fuerza en la garganta que genera que la comida se atasque y no pueda pasar. El término disfagia se refiere a las dificultades para masticar y transportar alimentos y líquidos desde la boca hasta la faringe.

¿Cuáles son los factores de riesgo de disfagia?

Los siguientes son factores de riesgo de disfagia: Envejecimiento. Debido al envejecimiento normal, al desgaste natural del esófago y a un riesgo mayor de padecer ciertas afecciones, como un accidente cerebrovascular o la enfermedad de Parkinson, los adultos mayores tienen un riesgo mayor de sufrir dificultades para tragar.

Postagens relacionadas: